La Pasión

monstruomlAquí nada es necio -dice el Cristo y asesta un golpe en aspa sobre el metatarso.

Pero no llora mientras el último clavo obedece al martillo que obedece a la mano que obedece al Cristo: ríe sobre la esvástica y desdeña con piedad.

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.