En compañía de lobos

En compañía de lobos

03aullidosaficheAullidos y otros licántropos de la pantalla grande
Afiche promocional de Aullidos (1981)
El mito del hombre lobo es tan antiguo como el mundo civilizado. Uno puede rastrearlo en casi todas las culturas y, aunque los detalles pueden variar, la esencia es siempre la misma: en las noches de luna llena, una persona común y silvestre se convierte en una bestia asesina.
La criatura no se convirtió en un fenómeno popular hasta 1941, cuando la Universal, responsable de Drácula y Frankenstein, estrenó El lobo humano (The wolf man, George Waggner). De ahí en adelante se filmaron cada vez más películas con hombres peludos aullándole a la luna. Por lo general, la historia nunca variaba demasiado, y tampoco el maquillaje de los actores: cara y manos recubiertas de pelo, colmillos, algunas orejas postizas.
Pero en 1981 surgió una obra que rompió con todos los conceptos preconcebidos del subgénero.
Se titula Aullidos (The howling), y todavía hoy, en 2005, es la obra magna licantrópica a superar.

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.